Consecuencias del Suicidio en los familiares y amigos

La pérdida de un ser querido nunca es fácil, pero la pérdida de un familiar o amigo por un suicidio podría ser incluso más devastador, y lleva a que el riesgo de sufrir problemas mentales y físicos sea más alto, sugieren las últimas investigaciones.

Las personas que han pasado por el suicidio de un familiar son más propensas a desarrollar un trastorno de estrés postraumático (TEPT), depresión, ansiedad y otros trastornos del estado de ánimo. Los cónyuges que sobreviven también tienen un riesgo más alto de suicidarse ellos mismos, según el estudio.

Según refiere la investigadora principal de la investigación, Annette Erlangsen, del Instituto Danés de Investigación para la Prevención del Suicidio del Centro de Salud Mental de Copenhague, “Perder a un ser querido por un suicido es una de las experiencias más angustiantes y estigmatizantes y es algo de lo que la gente no habla”. “Los familiares y amigos suelen sentirse aislados, ya que el suicidio es un tema tabú y no se suele hablar de ello». Es importante afrontar la pérdida, y eso en parte conlleva que se hable con otros sobre el tema”.

Aunque el estudio no fue diseñado para demostrar una relación de causalidad, los investigadores también encontraron que los que perdieron un cónyuge por suicidio eran más propensos a desarrollar problemas físicos, incluyendo cirrosis hepática, problemas para dormir, cáncer y hernia discal en la espalda.

Esta investigación señala una vez más lo importante de realizar intervenciones  psicológicas adecuadas para apoyar a las personas que han experimentado pérdidas de seres queridos por suicidio.

LEER EL TEXTO COMPLETO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *