Depresión y Riesgo Cardivascular

Según las conclusiones a las que se ha llegado en el 59 congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG),  los pacientes que sufren de sintomatología depresiva presentan entre 2 y 4 veces más probabilidades de desarrollar una enfermedad cardiovascular y mortalidad tras un evento cardiaco isquémico agudo.

La relación entre depresión y enfermedad física podría considerarse bidireccional, en el sentido de que tener una enfermedad física puede generar sintomatología depresiva y el padecimiento de la depresión puede generar un empeoramiento del cuadro clínico físico.

La prevalencia de depresión en pacientes con cardiopatía isquémica se estima entre un 18-45 por ciento y su presencia empeora el pronóstico global.

Asimismo, en personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) estable la prevalencia de depresión clínica se sitúa entre el 10 y el 42 por ciento. Por su parte, en el grupo de pacientes en estadio avanzado, la depresión alcanza el 35-70 por ciento.

Del mismo modo, según las conclusiones de dicho congreso, aproximadamente un tercio de los ancianos con procesos oncológicos experimenta una situación de alteración psicológica; un 20 por ciento de pacientes con insuficiencia renal presenta depresión; la artritis reumatoide eleva la incidencia de depresión en 1,75 veces; y más del 35 por ciento de pacientes con enfermedades neurodegenerativas tiene alguna alteración psiquiátrica que deteriora la calidad de vida y favorece la institucionalización.

Siguiendo en esta línea, la prevalencia de depresión es dos veces superior en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 y la ansiedad se presenta hasta en el 40 por ciento de estos pacientes. En este caso la SEGG ha avisado de que la presencia de depresión y ansiedad en pacientes diabéticos empeora el pronóstico, incrementa el riesgo de abandono de tratamientos, disminuye la calidad de vida e incrementa la mortalidad.

“La depresión puede presentarse de forma aislada como enfermedad única. Sin embargo, en el paciente geriátrico suele aparecer asociada a otros problemas clínicos o siendo consecuencia directa de ellos. La depresión es más frecuente en pacientes con múltiples enfermedades orgánicas. De hecho, se estima que cerca del 25 por ciento de los pacientes con dos o más entidades clínicas presenta depresión”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *